Colcha de retales

Colcha de retales

Trabajo terminado

En esta labor vamos a realizar una colcha para una cama, aunque también podría ser una manta para el sofá o una manta de viaje.

Seguro que teneis en casa retales de tela de otras manualidades, que no sabeis cómo emplear.

Yo en esta ocasión voy a utilizar un recurso muy barato y muy vistoso: un muestrario de tela de una tapicería. Muchas veces las tiendas de decoración venden muy baratos estos muestrarios. Para hacer la colcha yo utilicé uno de chenilla especial para tapizar.

También podeis aprovechar para realizar regalos con historia. Si utilizais antigua ropa de vuestros hijos con un especial significado o camisetas de vuestros viajes, podreis hacer un regalo muy personal.

Materiales

  • Retales de tela suficientes para cubrir la superficie de la labor que queremos realizar.
  • Hilo de coser
  • Cinta de raso
  • Bies para rematar la labor
  • Tela del tamaño de la labor para el revés.

En muchas ocasiones también encontrareis retales en las tiendas de tela. Es importante que las telas que elijais tengan la misma densidad, es decir, no deberíais mezclar telas muy gruesas con otras muy finas. La labor no quedará bien, las costuras serán desiguales y hay más riesgo de rotura.

Proceso

En primer lugar debereis tener retales de tela del mismo tamaño. Si partís de un muestrario, esta parte de la labor ya la tendreis solucionada.

Retales para colcha

Ejemplo de retales

El siguiente paso será unir con la máquina de coser los cuadrados entre ellos siguiendo el esquema que hayais preparado.  Debereis coser tan cerca del borde como os sea posible para aprovechar el máximo de tela, pero evitando siempre que esta se pueda llegar a descoser o deshilachar. Normalmente trabajareis con telas que no están rematadas.

El riesgo de estos muestrarios es el pegamento con el que los mantienen unidos. En ocasiones pueden dificultar la costura con la máquina, haciendo que la aguja se enganche. Tened cuidado.

Costura de piezas

Costura entre las piezas

Una vez que hayais cosido los cuadrados entre sí os quedará algo así.

colcha de raso

Muestra de avance del trabajo

Podemos optar por dejar así la labor, pero yo en mi colcha he preferido poner un refuerzo. Pensando en el riesgo de que la costura no fuese suficientemente fuerte, he cosido una tira de raso sobre la costura de unión. Y lo he hecho además en zig-zag para asegurar lo mejor posible los dos bordes.

Refuerzo de costura

Refuerzo entre piezas con raso

El siguiente paso será rematar la labor. Para ello necesitamos una tela del tamaño de la labor, que uniremos a nuestro trabajo mediante un bies. Como veis la costura del bies también la he hecho en zig-zag, con la misma idea de reforzar la labor, para evitar en lo posible que la tela se deshilache y se abran las costuras.

He utilizado de revés una sábana encimera que encontré muy barata en un outlet.

remate con bies

Remate de la labor con bies

Yo además en esta ocasión he optado por transformar mi colcha en una funda nórdica, no cosiendo uno de los lados, lo que me permite insertar un relleno sin problemas.

Colcha preparada para rellenar

Colcha preparada para rellenar

El aspecto final de mi labor es el siguiente.

colcha terminada

Colcha terminada

Espero que os guste.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *