Cómo hacer el tarro de la calma de una manera sencilla y fácil.

En el post de hoy vamos a ver cómo hacer el tarro de la calma de una manera sencilla y fácil.

El tarro de la calma es una de las técnicas educativas más conocidas del método Montessori. Este método es muy fácil de aplicar ofrece resultados favorables a muy corto plazo para enseñar a tus hijos a gestionar sus emociones.

Materiales para realizar el tarro de la calma:

  • Un bote de cristal o una botella de plástico, preferentemente transparente y que no tenga etiquetas.
  • Purpurina (también conocida como escarcha, brillantina o diamantina) a elección del niño, aunque lo ideal es decantarse por tonos claros pues son más relajantes.
  • Pegamento transparente.
  • Agua templada del grifo.
  • Colorante alimentario para darle color al agua.
  • Un palo o cuchara para remover.

Proceso:

  • Vierte el agua templada del grifo en el bote de cristal o la botella de plástico hasta llenar más de la mitad.
  • Luego, añade el pegamento al agua. Ten en cuenta que mientras más pegamento añadas más tiempo tardará la purpurina en descender, de manera que tendrá un efecto más relajante.
    • Según el tamaño de tu tarro con dos cucharadas soperas te servirá.

  • Agrega dos o tres gotas del colorante que el pequeño haya escogido para darle color al agua.
    • Intenta que se trate de un color tenue para que el efecto calmante sea mayor
  • Remueve con un palo o cuchara para que el agua se mezcle con el colorante.

  • Seguidamente, deja que el niño escoja el color de purpurina que más le guste.
    •  añade al agua unas 3 o 4 cucharaditas de postre llenas de purpurina.
  • Remueve para que la purpurina se mezcle bien con el agua y el pegamento.

  • Rellena la botella con más agua o ponle un poco más de purpurina si no es suficiente. Remueve.
  • Decora la tapa a tu gusto.
    • puedes poner una pegatina y que el peque ponga su nombre o como en mi caso con embossing poner la palabra calma.

  • Luego, colócale la tapa y ciérrala con fuerza para que el agua no se salga al remover la botella. ç
  • También puedes ponerla en agua caliente unos veinte minutos y hacerle el vacío, como se hace con las conserva, para que sea más difícil de abrir

¡Listo! tu hijo ya tiene su propio tarro de la calma, puedes acompañarlo para que se relaje y cuando esté más calmado, hablar de lo que ha pasado.


Categorías

Manualidades

Marian Monleon

Me llamo Marian, estudié decoración e interiorismo. Soy una persona activa a la que le gusta crear con las manos: pintar, pegar, coser... Desde... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *