Mantel con abalorios

 

mantel con abalorios labor terminada

Hoy vamos a  aprender cómo adornar un mantel con abalorios en lugar de con el típico punto de cruz, por ejemplo. Es muy fácil, barato y cunde mucho, además de ser muy original.

Materiales

  • Un mantel que deseemos decorar
  • Aguja fina e hilo de coser (lo más resistente posible para que no se dañe con la rocalla)
  • Rocalla de distintos colores, según el diseño
  • Hijo de algodón grueso (para las hojas en mi caso)

Elaboración

Lo primero que teneis que hacer es pensar el diseño de vuesto mantel. Yo en este caso he utilizado un camino de mesa, estrecho, más que un mantel que cubra toda la superficie. Por eso mi diseño solo lo  he planteado en los extremos, en las zonas fuera de la mesa.

Os recomiendo que lo hagais así, ya que en otro caso puede no ser muy útil para las copas por ejemplo.

mantel base para la labor

Elegid un diseño que cubra al superficie sin agobiar, o uno que os permita repetirlo o recortarlo con facilidad. En mi caso utilicé este.

diseño del trabajo

Diseño del trabajo

Ahora tendreis que calcar el diseño sobre la tela. Para ello, fijad el diseño a vuestro mantel con pinzas de tal manera que no se mueva. Poneos sobre una superficie de cristal con una luz debajo y trasladad el dibujo a la tela. Yo suelo utilizar lapices del nº 2: marcan con facilidad y se suelen eliminar sin problemas con el lavado. También os permiten hacer un trazo bastante preciso.

Una vez trasladado el dibujo es el momento de comenzar con los abalorios. Yo en este caso he utilizado rocalla pequeña. Podeis encontrarla con facilidad y en multitud de colores, lo que os ayudará a crear diseños a vuestro gusto.

Para coser la rocalla os recomiendo utilizar una aguja lo más fina posible, sino desechareis bolitas porque no podeis pasar la aguja a través del agujero. También conviene que el hilo sea fuerte para que no se os rompa con facilidad.

detalle de la labor de cosido

Si quereis que el diseño, como en mi caso, os quede perfectamente redondo, tras coser las bolitas a la tela, podeis dar una segunda pasada con hilo, simplemente avanzando a lo largo de todas ellas sin ninguna puntada interior, y tirando en el último momento. Esto os permitirá alinearlas y redondearlas.

Finalmente yo he utilizado un hijo grueso de algodón para las hojas, por cambiar un poco el diseño, pero podríais hacerlo también con rocallas en verde.

Espero que la idea os resulte interesante y útil.

Nos vemos en el próximo artículo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *