Cómo transformar una pecera en un objeto de decoración

 

Hace tiempo me regalaron una pecera enana con un pez dentro. Soy un amante de los animales, y total… no pude soportar ver el pez encerrado en una pecera que era poco más grande que un vaso de agua. Al final terminé por comprar una pecera aún más grande, y allí sigue el pobre animal. Libre de vivir en una caja de cerillas casi, jajaja.

Así que me quedé con una pecera mini, dónde a veces pensaba en hacer algo con ella. Quizás voltearla con hilo, pintarla, usarla de maceta… Hasta que hoy, me propuse simplemente transformarla en un objeto de decoración. Podría quedar bien. Y me gustó tanto el resultado por su simpleza, que quise traerte esta idea, más allá que las manualidades que suelo traer. Te muestro cómo lo hice!

Materiales

  • Pecera pequeña
  • Piedrecitas de colores rojas o de otro color
  • Retal de cartón rojo o del mismo color que las piedrecitas
  • Palillo de dientes
  • Ramita verde (yo usé una de ciprés)
  • Cordel o hilo blanco
  • Tijeras
  • Silicona

Proceso

  1. Comienza colocando las piedrecitas que hayas seleccionado al fondo. Es preferible piedras pequeñitas, dado que el tamaño de la pecera lo es.
  2. Luego, deshila el cordel que hayas seleccionado. Si no tienes, usa algo de hilo blanco, pero el cordel le va a dar rigidez al lazo. Corta el retal acartonado en forma de corazón.
  3. Haz un lazo con los restos de hilo al palillo de dientes. Luego pégalo con silicona al corazón que has recortado. Ponlo con la inclinación que quieras mientras se seca.

Y este es el resultado tras colocar el palillo y la ramita! Lo coloqué en el recibidor para que luciera allí, y me gusta el toque de alegría que le ha dado. A veces nos encontramos con cosas, que pueden tener un mejor uso que para aquél que fueron hechas. Y esta minipecera, nos lo demuestra.


Sé el primero en comentar