Categorías: Decoración, Manualidades

Hola! La manualidad de hoy es un tanto peculiar. Sacando a pasear a mi perro veía unas enredaderas, que siempre me han gustado, pero no las pondría en casa porque manchan mucho las paredes. Y pensé… ¿Si pudiera tenerlas sin tenerlas? Y una cosa llevó a la otra. Me imaginé un espejo, rodeado de esas hojas. ¿Puede quedar bien, o no? Así que, antes que llegara mi pareja, me puse manos a la obra.

Os voy a mostrar paso a paso cómo lo he hecho, el resultado ha sido este!

Sí, lo reconozco, tengo una inclinación persistente a todo aquello que sea natural y pueda aportar calidez al hogar. Y ahora que se acerca San Valentín, para no fallar en mi tradición, quiero sorprender a mi pareja con un corazón hecho con ramas de árboles. Y si se puede colgar, mejor que mejor.

Así que sin más, lo dicho. Voy a mostrarte paso a paso cómo elaborar este rústico corazón. Espero que te guste!